La imagen del dramatismo y la humanización. El vídeo en el Pulitzer de The Huffington Post

Fuente: huffingtonpost.com

Figura 1: Cabecera del reportaje / Fuente: huffingtonpost.com

El primer Pulitzer obtenido por The Huffington Post no ha dejado indiferente a nadie. Para algunos medios tradicionales, este premio constituye una sorpresa; para los más entusiastas, la edición de este año refleja “el brillo” del ciberperiodismo y, para los más críticos, este reconocimiento ha despertado “cierta sensación de desesperanza“. Es cierto que no es el primer medio exclusivamente digital que lo ha logrado (ProPublica lo hizo en 2010) y que David Wood, el autor de este extenso reportaje, se había curtido durante décadas en la prensa escrita. Sin embargo, también es innegable que el trabajo galardonado es el único que se produce en un medio de gran difusión, que reúne gran parte de las principales características de los nuevos contenidos y que se concibe exclusivamente para su recepción en internet.

En cualquier caso, aunque este galardón ha sido utilizado para intentar zanjar cuestiones como el confuso enfrentamiento entre blogs y periodismo o para hacer referencia al inminente desembarco en España de este cibermedio, aquí vamos a centrarnos, como siempre, en la forma de sus contenidos. En otra ocasión, sobre este mismo ente emisor, se realizó un breve análisis sobre la interactividad de sus textos a través de los comentarios. Ahora, en cambio, el objetivo es estudiar los rasgos de sus vídeos. Evidentemente, la multimedialidad no es la única característica que merece ser abordadas en este trabajo periodístico, pero sí una de las más relevantes. Porque, a diferencia de lo que ocurre en muchos de los contenidos digitales, la imagen en movimiento ocupa aquí un lugar preferente y porque la utilización de este elemento ha sido fundamental para favorecer la narrativa y humanizar las estadísticas y datos aquí publicados, una de las claves de este galardón según la fundadora de este medio, Arianna Huffington. De hecho, en el fallo del Pulitzer, publicado en su web, se destaca la “desgarradora exploración de los desafíos físicos y emocionales” a los que se enfrentan los protagonistas de esta historia.

Fuente: huffingtonpost.com

Figura 2: Cabecera del vídeo del reportaje / Fuente: huffingtonpost.com

Beyond The Battlefield, como se titula este extenso reportaje, está compuesto por una decena de textos de considerable extensión en los que se muestran algunas de las consecuencias personales de las guerras de Iraq y Afganistán a partir de las heridas de soldados norteamericanos. Alrededor de este eje central, se puede acceder también una importante cantidad de elementos adicionales, como artículos de opinión, noticias, breves y galerías fotográficas. No obstante, el peso de este trabajo y el material que se ha tenido en cuenta para su reconocimiento recaen sobre las creaciones de David Wood.

7 de estas 10 piezas principales están encabezadas por unos vídeos que, ajustados al espacio central que ocupa el texto, ponen rostro a esta realidad. Difundidos por medio de la plataforma 5min, estos productos audiovisuales, cuya duración oscila entre los 196 y los 296 segundos, han sido elaborados por Adam Kaufman, uno de los principales responsables multimedia del HuffPost. En todos ellos, destacan cualidades generales como la calidad de la imagen o el cuidado de los planos, pero un análisis de algunos ejemplos permitirá obtener mejores conclusiones.

Figura 3: Vídeo de la primera entrega / Fuente: huffingtonpost.com

A raíz de este vídeo, que acompaña y complementa la primera entrega de este reportaje, se pueden observar gran parte de los rasgos esenciales de la multimedialidad de este trabajo. La secuencia comienza con una escueta introducción, casi siempre compuesta por algunas de las declaraciones más trascendentales o llamativas de sus fuentes. Inmediatamente después, se inserta una breve y reconocible careta, acompasada por acordes de guitarra, que comienza con el título de la cabecera del reportaje, dos imágenes fijas y una serie de instantáneas que avanzan algunos de los contenidos que se desarrollan a continuación. En la parte central, la voz en off de David Wood se alterna con los cortes de los entrevistados, normalmente más cuantiosos, al mismo tiempo que los planos generales se suceden con los primeros planos, también más frecuentes. El cierre se construye con la aparición del busto del propio periodista, probablemente en la propia redacción del Huffpost, con la que se sintetizan y matizan algunas de las claves del relato. Y el círculo se completa con una última frase del protagonista de la pieza y una versión de la careta más reducida y con fondo negro.

Figura 4: Vídeo de la sexta entrega / Fuente: huffingtonpost.com

En este segundo ejemplo, posiblemente uno de los más impactantes, queda patente la capacidad para acercarse al lado más humano, y quizás también más truculento, de la historia que se refleja. Al margen de cuestiones ideológicas o éticas, lo cierto es que aquí se pone de manifiesto la importancia de los casos personales, de la captación de los rostros y las heridas de la guerra. Además, esta pieza permite ver cómo se pueden utilizar de forma acertada vídeos de recurso, como las que muestran otros heridos y, sobre todo, la inclusión de imágenes, fijas y en movimiento, procedentes de las propias fuentes o de otros periodistas. A partir de todo esto, incluyendo además puntos de vista especializados, se consigue crear un producto que aporta mucha fuerza expresiva al texto.

Figura 5: Vídeo de la segunda entrega / Fuente: huffingtonpost.com

Y en esta última muestra, además de muchas de las cuestiones anteriores, pese a ser probablemente la más particular, se puede observar la habilidad de los periodistas para captar la acción y el dramatismo de algunas de los temas que tratan, aunque en este caso se traten de entrenamientos. Del mismo modo, es posible comprobar cómo se reutilizan algunas de las imágenes empleadas para creaciones anteriores, y cómo la el acceso a lugares y fuentes específicos aporta una importante carga informativa y contextual.

Un análisis más minucioso, y la comparación de estas creaciones con otras de este cibermedio y de otros, podría servir para extraer lecciones más concluyentes. No obstante, este acercamiento es suficiente para confirmar la importancia que el vídeo, bien utilizado, puede adquirir para la difusión de determinados tipos de información ciberperiodística. Como es lógico, cuando un material audiovisual repite lo que ya se dice con la palabra escrita o no posee la suficiente calidad, el resultado de su inclusión puede ser incluso contraproducente. Por eso, resulta fundamental decidir en qué tipo de trabajos es conveniente la utilización de imágenes en movimiento y, más adelante, destinarles el tiempo, el interés y los recursos necesarios para llevarlo a cabo con seriedad y calidad.

Para finalizar, merece la pena ver este último vídeo que, aunque no forma parte del reportaje, sino que constituye una charla con David Wood tras la entrega del Pulitzer, vuelve a demostrar la importancia que adquiere la comunicación audiovisual para este medio y contiene algunas buenas y breves lecciones sobre cómo afrontar un trabajo de estas características. Entre otras cosas, este veterano periodista relata cómo tardó en torno a 8 meses en localizar a sus fuentes y e extraer y editar la información. Ya se sabe que un Pulitzer no se gana en un día y que, independientemente del soporte, para captar y trasladar el dramatismo y el carácter humano de una realidad compleja es necesario conocer y poner en práctica los métodos del nuevo y del viejo periodismo. Aquí hay varios ejemplos de los dos.

Figura 6: Fragmento del vídeo de la charla con David Wood tras la obtención del Pulitzer / Fuente: huffingtonpost.com

Trackbacks

  1. […] es aproximarse a la propuesta de contenidos de estos dos ejemplos. Sobre la interactividad y el Pulitzer de The Huffington Post ya se ha hablado en este blog con cierto entusiasmo (prometo que no me […]

  2. […] (y que espero evitar durante un tiempo después de analizar aspectos como la interactividad y la multimedialidad de este cibermedio), aquí no es más que un pretexto adecuado para este propósito por el interés […]

Comentar

*