Un acuerdo entre la narrativa, los datos y la tecnología (II)

    Figura 1: Cabecera promocional de Acuerdo / Firma: Camilo Conte

Figura 1: Cabecera promocional de Acuerdo / Firma: Camilo Conte

La narrativa, los datos y la tecnología acercan posturas. Y no sólo se trata de una metáfora. Aquel bosquejo en blanco y negro está derivando en un proyecto firme y definido. El acuerdo casi se ha cerrado y parece que todas las partes van a salir ganando.

Acuerdo, major journalism for pissed off readers verá la luz en noviembre. Sus planteamientos no han cambiado: volver a lo básico, destilar información y ofrecerla al lector en el formato más comprensible, investigar y reflexionar  de la mano de la técnica, explotar las nuevas narrativas… Este compromiso se materializará con una aplicación que albergará un cómic digital sobre Bosnia, un newsgame sobre la web profunda y una incursión en los datos de la piratería en el Índico. Fieles a sus ideas, han desgranado las bases de estas iniciativas en su cuaderno de bitácora. Y, para que las primeras constituyan una realidad, han lanzado una campaña de crowdfounding.

Figura 2: Vídeo de la campaña de crowdfunding de Acuerdo | Fuente: Vimeo.com

Read

Un acuerdo entre la narrativa, los datos y la tecnología (I)

Figura 1: Imagen de este proyecto en su perfil de Facebook | Fuente: https://www.facebook.com/pages/Acuerdo/439750019440909

Figura 1: Imagen de este proyecto en su perfil de Facebook

Se trata de un simple bosquejo en blanco y negro. Por ahora. No es más -ni menos- que un proyecto periodístico, una declaración de intenciones, una promesa. Sobre Acuerdo, major journalism for pissed off readers, sólo se sabe que lo que acaba de difundir en su cuaderno de bitácora. Pero lo que propone, sin duda, ilusiona.

Queremos volver a lo básico. Estamos gestando un medio capaz de destilar información y ofrecerla al lector en el formato más comprensible: visualizaciones, infografías animadas, textos, vídeos, docuwebs o incluso, por qué no, videojuegos. No vamos a ponernos límites. Buscamos historias. Historias de las que importan.

Así se presentan. A continuación, rotulan sus intenciones:  investigar y reflexionar  de la mano de la tecnología,  crear grandes reportajes que aprovechen todos los recursos digitales y explotar nuevas narrativas que contribuyan a mostrar todos los ángulos de la información. La apuesta parece, como mínimo, ambiciosa. Si se consigue, lo agradecerá la sociedad que desea ser adecuadamente informada, la profesión y quienes aspiramos a obserbarlos.

De momento, cuentan con un equipo que, a simple vista, promete: Idoia Sota (CEO y edición), Pedro García Campos (Dirección editorial), Maruxa Ruiz del Árbol (Redacción y contenidos), Camilo Conte (Arte gráfico), Javier Díez (Arte digital), Facundo Arias (Desarrollo web), Borja Soler (Producción audiovisual) y Raquel Arano (Edición y montaje). Quien lo desee, incluso puede asomarse a la redacción beta a través de una webcam. La actividad es incesante.

Read

Claridad sobre la maraña fiscal: filtros y visualización en el periodismo de datos

Figura 1: Mapa del entramado societario de Ana Isabel Gamazo | Fuente: offshoreleaks.icij.org

Figura 1: Uno de los mapas del entramado societario de Ana Isabel Gamazo | Fuente: offshoreleaks.icij.org

Frente a los mensajes caóticos, elementales y estériles que abundan en internet, una de las grandes oportunidades de la profesión reside en la investigación, la estructuración y la representación gráfica de la información. Lo que se ha denominado periodismo de datos no constituye probablemente ninguna novedad, pero el contexto, los métodos y las herramientas a través de las que desarrolla sí presentan importantes desafíos. La repercusión de filtraciones como las de Edward Snowden sobre el sistema de espionaje de Estados unidoslos cables de las embajadas norteamericanas así lo indican y el interés de medios como The Guardian o La Nación de Argentina por el data journalism así lo constatan.

Por eso, tras casi medio año de inactividad, este proyecto resurge con la intención de describir brevemente uno de los últimos casos sobre este fenómeno: la investigación sobre los paraísos fiscales impulsada por el International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ) y recogida, en España, por El Confidencial.Read

Inmediatez, conectividad y confusión. Extensiones y barreras del debate en Twitter

Con frecuencia se afirma, y a menudo con solvencia, que la Web, y en concreto su versión 2.0, está fomentando una mayor democratización de la opinión pública gracias a la multiplicación y diversificación de los emisores y a la capacidad de apertura y almacenaje de sus plataformas. Sin embargo, esta abundancia de voces y opiniones no siempre es suficiente. De hecho, en determinados contextos, los efectos pueden resultar contraproducentes debido a la sobreabundancia informativa. Y, con frecuencia, gran parte de estas variables externas están relacionadas con los mecanismos empleadas para difundirlas.

Para ilustrar y analizar brevemente esta cuestión, tras un largo paréntesis veraniego, esta entrada se propone comprobar las potencialidades y las limitaciones de una herramienta como Twitter para este fenómeno, en concreto para el debate ideológico. Hace ya tiempo, se trató una cuestión parecida en relación con los comentarios de las noticias del Huffington Post. En esta ocasión, se ha seleccionado un hecho concreto: la tertulia que, sobre la libertad de expresión y el respeto a las religiones mantuvieron el pasado domingo, 16 de septiembre, cinco reconocidos tuiteros: Antonio Martínez Ron, Toni Piqué, Josu Mezo, Borja Adsuara y Jose Cervera. Este debate comenzó varios días antes, pero con el fin de acotar el objeto de estudio para poder extraer unas pocas conclusiones, se ha reducido la observación a esas 24 horas, en las que sólo estos participantes emitieron un total de 165 tuits.

@ Me interesa el debate. No se puede insultar una creencia igual que no se puede insultar al ratoncito Pérez @ @
@aberron
Antonio Martínez Ron

Como se puede observar, la discusión comienza cuando Martínez Ron contesta, a medianoche, a un mensaje de Piqué de dos días atrás. Después de varias intervenciones seguidas del primero y de casi 15 minutos, éste último comienza a contestar a algunas de ellas:

@ Muy gracioso lo del ratoncito Pérez. Muy gracioso y… nada más. @ @
@ampique
Toni Piqué

Durante un tiempo, discuten con cierta coordinación, pero pronto se empiezan a intercalar conversaciones paralelas y, en ocasiones, de gran expresividad:

Unos problemas técnicos interrumpen el debate de madrugada, pero Martínez Ron sigue compartiendo ideas y datos con otros usuarios, hasta que entra en juego un tercer contertulio en esta disputa dialéctica: Josu Mezo.

@ te hemos dado respuestas, otra cosa es que no te convenzan @ @
@malaprensa
Josu Mezo

Tras unas pocas intervenciones adicionales, el coloquio se cierra hasta que, a la mañana siguiente, Jose Cervera reaviva la cuestión y Borja Adsuara se uneRead

La convulsión del Huffington Post y el germen de Materia (I)

Gran noticia es casi siempre el nacimiento de un medio. Sobre todo, si aporta algo nuevo o mejora lo que otros ya ofrecían. En los últimos días, el ciberperiodismo en español ha asistido a dos alumbramientos. El primero es un neonato que ya ha dado que hablar: El Huffington Post; el segundo, todavía un embrión que apunta maneras: Materia.

Aunque cualquier análisis serio es todavía prematuro, resulta difícil encontrar dos proyectos más dispares. Materia es una iniciativa anunciada por los responsables de la sección de ciencia de Público. El HuffPost, en cambio, consiste en un negocio impulsado a partes iguales por AOL y Prisa que aspira a exportar un modelo exitoso en Estados Unidos. Pero, como se verá, las diferencias sólo empiezan aquí.

En esta entrada, el objetivo es aproximarse a la propuesta de contenidos de estos dos ejemplos. Sobre la interactividad y el Pulitzer de The Huffington Post ya se ha hablado en este blog con cierto entusiasmo (prometo que no me pagan. No voy a ser más que sus blogueros). Esta vez seré algo más severo. Materia, como es lógico, es nuevo en este blog. Espero y confío en que no sea su última vez.

Fuente: elaboración propia a partir de esmateria.com y huffingtonpost.es

Figura 1: Cabeceras de Materia y El HuffPost / Fuente: elaboración propia a partir de esmateria.com y huffingtonpost.es

A estas alturas, quién no ha oído hablar del HuffPost y de su desembarco en España.  Sobre este cibermedio se ha afirmado que se distinguirá, entre otras circunstancias, por el uso de las redes sociales, por la agregación de información de la competencia y por compatibilizar el rigor con la inmediatez para hacerse un hueco en la Península y en Latinoamérica. Desde su estreno, no ha dejado de alzar la voz, aunque arrancase rogando silencio. El País, su medio hermano, lo definió como un fenómeno global, y hay quien lo ha visto como un atractivo proyecto, financieramente prudente y económicamente sostenible. No obstante, la mala acogida ha sido la nota predominante. Algunas se han fijado en detalles como las erratas y faltas de acentuación de sus titulares y muchas han resaltado las deficiencias en el diseño, que han llegado a tildar de cutre.

Las sensaciones, porque de momento son sólo eso, resultan sustancialmente distintas en Materia. Aunque llegó a ser Trending Topic de Twitter en España y su web se colapsó tras el anuncio de su lanzamiento, probablemente es mucho menos conocido. Aprovechando el perfil de su predecesor en Público en esta red social, el 24 de mayo anunció el lanzamiento de “una nueva web de noticias de ciencia, medio ambiente, salud y tecnología, que estará online en el verano”. Su objetivo: superar el olvido de los medios hacia la investigación y mejorar el pensamiento racional a través de publicaciones cercanas, claras, sencillas y rigurosas. Para algunos, este lanzamiento constituye un soplo de aire fresco ante la situación actual de la profesión periodística y la ciencia con muchas dosis de materia gris. Su directora, Patricia Fernández de Lis, ha afirmado que confían en convertirse en el medio de referencia de información científica y tecnológica en español, porque la democracia necesita más y mejor innovación y, por tanto, más y mejor información para contarla.

Dicho esto, vamos a intentar profundizar un poco más en la estrategia de contenidos de estos dos medios tan diferentes. Para ello, la idea es realizar una serie de breves análisis comparativos Read