Inmediatez, conectividad y confusión. Extensiones y barreras del debate en Twitter

Con frecuencia se afirma, y a menudo con solvencia, que la Web, y en concreto su versión 2.0, está fomentando una mayor democratización de la opinión pública gracias a la multiplicación y diversificación de los emisores y a la capacidad de apertura y almacenaje de sus plataformas. Sin embargo, esta abundancia de voces y opiniones no siempre es suficiente. De hecho, en determinados contextos, los efectos pueden resultar contraproducentes debido a la sobreabundancia informativa. Y, con frecuencia, gran parte de estas variables externas están relacionadas con los mecanismos empleadas para difundirlas.

Para ilustrar y analizar brevemente esta cuestión, tras un largo paréntesis veraniego, esta entrada se propone comprobar las potencialidades y las limitaciones de una herramienta como Twitter para este fenómeno, en concreto para el debate ideológico. Hace ya tiempo, se trató una cuestión parecida en relación con los comentarios de las noticias del Huffington Post. En esta ocasión, se ha seleccionado un hecho concreto: la tertulia que, sobre la libertad de expresión y el respeto a las religiones mantuvieron el pasado domingo, 16 de septiembre, cinco reconocidos tuiteros: Antonio Martínez Ron, Toni Piqué, Josu Mezo, Borja Adsuara y Jose Cervera. Este debate comenzó varios días antes, pero con el fin de acotar el objeto de estudio para poder extraer unas pocas conclusiones, se ha reducido la observación a esas 24 horas, en las que sólo estos participantes emitieron un total de 165 tuits.

@ Me interesa el debate. No se puede insultar una creencia igual que no se puede insultar al ratoncito Pérez @ @
@aberron
Antonio Martínez Ron

Como se puede observar, la discusión comienza cuando Martínez Ron contesta, a medianoche, a un mensaje de Piqué de dos días atrás. Después de varias intervenciones seguidas del primero y de casi 15 minutos, éste último comienza a contestar a algunas de ellas:

@ Muy gracioso lo del ratoncito Pérez. Muy gracioso y… nada más. @ @
@ampique
Toni Piqué

Durante un tiempo, discuten con cierta coordinación, pero pronto se empiezan a intercalar conversaciones paralelas y, en ocasiones, de gran expresividad:

Unos problemas técnicos interrumpen el debate de madrugada, pero Martínez Ron sigue compartiendo ideas y datos con otros usuarios, hasta que entra en juego un tercer contertulio en esta disputa dialéctica: Josu Mezo.

@ te hemos dado respuestas, otra cosa es que no te convenzan @ @
@malaprensa
Josu Mezo

Tras unas pocas intervenciones adicionales, el coloquio se cierra hasta que, a la mañana siguiente, Jose Cervera reaviva la cuestión y Borja Adsuara se uneRead

La cantidad y la calidad de los comentarios. La interactividad en el HuffPost y sucedáneos

La gran conversación de la Web 2.0, la democracia deliberativa, el periodismo colaborativo… Muchos ( y entre ellos me incluyo), hemos anunciado, desmenuzado o defendido alguna vez alguno de estos conceptos. Sin embargo, pocos han estudiado su aplicación real en los cibermedios y sólo algunos, probablemente menos, lo han puesto en práctica.

Con sus defectos, como todo el mundo, uno de los proyectos periodísticos que más se acerca a estas ideas es, probablemente, The Huffington Post.

Para ilustrar esta cuestión, vamos a observar algunas de sus publicaciones y a compararlas brevemente con otros casos más cercanos y menos afortunados.

Fuente: huffingtonpost.com

Figura 1: Captura de pantalla modificada de noticia y comentarios / Fuente: huffingtonpost.com

En esta información, en concreto, lo primero que llama la atención es el número de comentarios difundidos: 7.347 (en el momento de publicar este post), una cifra a la que, ni siguiera en medios con la audiencia de Marca en internet, se aspira todavía en España. Sobre todo, teniendo en cuenta que el tema tratado, un conflicto social algo escabroso y puntual, no parece de los más digeribles ni de los más trascendentales.

Pero, lo que es más importante cuando se aspira a crear una verdadera conversación, es nivel de interactividad horizontal y vertical que se consigue Read